Tipos de esquejes en la propagación de plantas

 Ana Laura Delgadillo

 

Un esqueje es el aislamiento de una yema, junto con una porción de tallo, para obtener un vástago de la yema. Este es el método más natural de propagación vegetativa de las plantas in vitro, que también puede aplicarse en vivo.

 

Cada una de las yemas que se encuentran en las axilas de las hojas, síquicas a la del ápice del tallo, pueden ser aisladas sobre un medio nutritivo, intentándose así con su desarrollo in vitro, realizándose los repicados cuando son necesarias. Cuando se obtiene un número de grande de vástagos, estos son enraizados y finalmente se realiza la transferencia al suelo. Un buen esqueje tiene una consistencia no demasiado leñosa ni excesivamente herbácea, posee cinco – seis pares de hojas y un largo que depende de la variedad y oscila de cuatro – cinco hasta ocho – nueve centímetros.

La clave de un buen esqueleto es que posee plantas de buena calidad, estas plantas se pueden mantener y mantener para otro en donde se puede tener garantizada la producción continua de tallos para luego obtener los esquemas que se llevan a cabo para el plantar para propagar el resto de plantas Los brotes pueden ser recolectados cada dos o tres meses. El manejo de las plantas madres debe contener fertilizaciones reguladas y frecuentes, además de un buen seguimiento al agua y al mar de cualquier ataque de plagas.

Los esquejes son porciones de una planta madre, capaces de originar una planta nueva, genéticos idénticos (clon). Para algunas plantas (híbridos y baratos cultivos), es el único sistema de propagación posible. Según el organismo que usamos como esqueje, existen diferentes tipos:

  • Esquejes semileñosos

Se hacen en primavera, con el extremo de tallos que han empezado a desarrollarse, de manera que la parte basal del mar leñosa (del año anterior) y el ápice herbáceo.

– Los brotes no deben tener flores.

– Para disminuir la pérdida de agua, si las hojas son grandes y se recortan en cualquier caso, se eliminan las hojas de los dos tercios basales.

– El enraizamiento mejora con la aplicación de hormonas de enraizamiento que se aplica exclusivamente en la superficie de corte.

– Son mejores los esquejes con talón.

– Se usa para la mayor parte de aromáticas leñosas (lavandas, espliego, salvia, romero …) y para muchos arbustos y árboles perennifolios (boj, laurel, acebo …)

  • Esquejes leñosos

Generalmente, finales del invierno es la mejor época para preparar estos esquejes. Se emplean ramas leñosas de años anteriores:

– Los esquejes deben estar totalmente desprovistos de hojas.

– Se entierran casi en su totalidad.

– Mejora el enraizamiento con la aplicación de fitohormonas.

– Se emplea para muchos frutales (vid, higuera, manzano, olivo …) y para plantas ornamentales (rosal, celindo …)

  • Esquejes herbáceos

Se basan en la utilización de un tallo tierno, sin endurecer, del año.

– Es muy utilizado para ornamentales de fácil propagación como geranios o cóleos.

– En algunas plantas se preparan en cámaras de nebulización

  • Esquejes de raíz

En este caso, utilizamos fragmentos de raíz, recogidos a finales del invierno. Una vez plantados, son capaces de regenerar totalmente la parte aérea.

– Es un sistema muy bueno para las plantas que se extienden por los rincones y para las vivaces que pierden la parte aérea en invierno (regaliz, tarraguillo …)

  • Esquejes de hoja

Este sistema solo es válido para plantas con hojas y árboles que se almacenan en las plantas de las plantas.

  • División de mata

En plantas cespitosas o invasoras, un sistema de fácil propagación consiste en dividir la planta, extrayendo una parte integral, con tallos y raíces. La época más específica será los finales del invierno y los comienzos de primavera.

– En plantas que emiten rebrotes desde el sistema radical, estos tallos con raíces son muy buenos para la planta, siempre que no contengan plantas injertadas, en cuyo caso, los rebrotes no se corresponden con la parte aérea de la planta.

Aspectos importantes en la multiplicación de plántulas

Es necesario conocer las manipulaciones mecánicas y los procedimientos técnicos, cuyo dominio requiere práctica de práctica y experiencia. Este aspecto puede verse como el arte de la propagación.

Requiere el conocimiento de la estructura y la forma de desarrollo de la planta, lo que puede decirse es la ciencia de la propagación.

El conocimiento de las distintas especies o clases de plantas y métodos varios con el mar posible propagar cierras de ella. Esta puede ser en forma tradicional o mediante el uso de la biotecnología mediante el cultivo en vitro.

Conoce más temas de interés
¡Suscríbete a nuestra revista Ornamentales y Jardinería!

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*