Genoma del tomate

Por Nancy Hernández

La mejora vegetal es una actividad que se ha llevado a cabo desde los primeros inicios del planeta con y sin la ayuda del ser humano. A partir del desarrollo de la agricultura, la curiosidad de los investigadores ha forzado el estudio de las variedades genéticas de la vegetación, permitiéndoles conocer a profundidad sus funciones y mecanismos para localizar los beneficios alimenticios, textiles, cosméticos o combustibles que la naturaleza ha puesto al servicio del ser humano.

Conocer el genoma de un organismo trae múltiples beneficios, ayuda en la mejora de sus características, prevención de enfermedades asociadas genéticamente, identificación clara de las propiedades de desarrollo y crecimiento, así como la secuenciación de los genes que están involucrados y que reaccionan ante el medio en el que se desenvuelven. El genoma humano es el más estudiado, sin embargo, también se ha secuenciado el de bacterias y levaduras y de algunos organismos multicelulares como la lombriz. En el campo vegetal, también ya se cuentan con grandes avances, por ejemplo, en los casos de arroz y maíz, que son especies de gran importancia a nivel mundial, en el medio hortícola el tomate, el pimiento, son algunas especies con las que también ya se ha trabajado. Realizar una secuenciación del genoma es la parte más sencilla de todo el proceso, en una segunda etapa posterior a la secuenciación corresponde la identificación de la función específica de cada uno de los genes y cómo actúan en el conjunto entre sí.

Si deseas saber más sobre este tema ¡Suscríbete a nuestra revista deRiego!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*